Saltar al contenido

¿Cuando usar vestidos de cuero?

El vestido de cuero es parte de las tendencias de la moda del momento que nos ayuda a portar un espíritu fuerte y original. Este material promete personalizar nuestros atuendos cotidianos. ¡Aquí explicamos cómo adoptar el vestido de cuero para siempre!

Es ideal para salir a cenas entre amigos o ya sea una cita romántica, los vestidos de cuero son perfectos ya que te dan ese toque de elegancia y atrevimiento a comparación de la ropa clásica, por eso se aconseja combinarlos con los tacones, joyería y algún bolso de mano chic, y ¡voilá! ¡totalmente lista para apantallar esa noche!

También el cuero puede hacer presencia en los pequeños detalles del vestido pero una de las combinaciones muy femeninas, fuertes e infalibles, es el de combinarlos con collares y pulseras de perlas, pues la ventaja de tener un vestido de cuero, es que no debemos abusar de la combinación de otro tipo de prendas ni hay que meterle mucha cabeza para ver que otra cosa usaremos, porque el vestido de cuero ya hace casi el 100% del trabajo de nuestra apariencia deseada, a menos que se quiera ir a un evento de Cosplay, si es así, esta página no es la correcta para tí.

La temporada donde más domina el cuero es el otoño-invierno, llevando a los pantalones, faldas, shorts, chaquetas y vestidos a un nivel con más personalidad, sin embargo, por ser de un carácter fuerte, se aconseja también no llevar vestidos de cuero largo ya que se puede conseguir el efecto contrario, cuando de cuero se trata, menos es más.

Errores que se deben evitar

Por favor, a no ser que cantes en una banda de rock pesado, o seas es fan de ellos, el cuero normalmente no combinan con accesorios de metal, este es uno de los errores típicos a la hora de querer combinar tus vestidos de cuero ya que dan un toque bastante fuera de lo casual, de por sí, los metales tienen un carácter tan fuerte como el cuero, al usarlos se produce un choque o bastante corriente o un efecto gótico que a veces puede que sea muy agradable a la vista para muchos, pero que pierde seriedad a la hora de quererlo llevar al trabajo, entrevistas, reuniones y juntas, lo que los convierte en dos factores totalmente incompatibles para este tipo de situaciones.