Saltar al contenido

Mundo de cuero

Esta página tiene como propósito, informar, aconsejar de como cuidar las prendas y accesorios de cuero, los mejores lugares para obtenerlo, hacer artesanía con él y por supuesto, para los que buscan una alternativa vegana: cuero sintético.

Diferentes tipos de cuero

Cuero para la ocasión

Consejos para cuidar el cuero

Cuero sintético

Cuero artesanal

Blog de cuero

Historia del cuero

El cuero ha acompañado al hombre desde hace muchos años y ha sido uno de los primeros descubrimientos útiles que se ha hecho y prevalecido en nuestra raza. Nuestros antepasados usaban el cuero para protegerse de diferentes elementos, contra el frío, viento, suelos poco amigables y todo lo hostil que pudiese generar la naturaleza.

De primera, el hombre primitivo cazaba animales salvajes para alimentarse y sobrevivir en diferentes épocas y eras y poco después descubrió que podría confeccionar ropa de piel, calzado de cuero, guantes, abrigos y tiendas de campaña hechas con piel de animales y esto llevó a dichos materiales hacia un nuevo nivel de la humanidad, el cuero se convirtió en un subproducto indispensable para el hombre.

Los animales no nada más se crían para las industrias de carne, lácteos y lanas, sino que se le puede sacar utilidad a su su cuero que está hecho de la piel de cualquier mamífero, reptil, ave o pez, hoy en día, al menos la mitad del cuero producido se transforma en zapatos y cerca de un cuarto por ciento en ropa. Sólo un quince por ciento se le da uso para los muebles y el resto se transforma en artículo de cuero y otros productos de consumo.

Debido a su durabilidad y comodidad, el cuero siempre se ha utilizado para el tapizado de asientos para hogar, oficina o asientos para transporte. Los primeros cueros fueron hechos de cuero de vaca, piel de cerdo, pieles de aves acuáticas o cabras. Las pieles procedían de animales cazados o criados para alimentarse. La tendencia actual es que la mayor parte del cuero suave proviene de pieles de ganado (es decir, cuero de vaca), ya que están disponibles y se adaptan mejor a las necesidades de creadores, productores y clientes hoy en día.

Con olor a cuero

Lejos de perder su popularidad, el cuero sigue siendo el material del cinto que sostiene su pistola, una elección para muchas personas, no solo para muebles comerciales o privados, sino también para la industria automotriz, la aviación y el sector náutico.

Las pieles de curtido vegetal todavía se producen hoy y siguen siendo un ingrediente activo en los curtidos modernos. Los romanos hicieron un uso extensivo del cuero para calzado, ropa y equipo militar, incluidos escudos, monturas y arneses.

Debido a su durabilidad y comodidad, es un precio caro pero es un privilegio para aquellos que conocen su verdadero valor, el cuero se ha utilizado para sentarse a lo largo de la historia del transporte y los muebles. Siempre ha sido el material ideal para hacer monturas y aparejos, así como para el calzado. Durante la Edad Media, el cuero se convirtió en la cubierta de elección para las sillas de comedor, porque era fácil de mantener y no absorbía el olor de los alimentos.

La expansión de la industrialización en los siglos XVIII y XIX creó una demanda de nuevos tipos de cueros, como los cinturones de cuero para conducir maquinaria.

La invención del automóvil, la demanda de calzado más suave y liviano con un aspecto moderno y un aumento general en el nivel de vida crearon una demanda de cuero suave, flexible y colorido.

El tradicional cuero curtido con verduras era demasiado duro y grueso para estos requisitos y, por lo tanto, se adoptó el uso de sal de cromo y el curtido con cromo se convirtió en el estándar para el calzado moderno, la moda y la tapicería.

La tecnología moderna ha permitido la innovación en la industria del cuero, ya que el desarrollo de productos químicos y los sofisticados métodos de procesamiento han ampliado enormemente la estética y la sensación del cuero, así como las posibles aplicaciones. El cuero sigue siendo el material de elección, no solo para muebles comerciales y residenciales, sino también para aplicaciones automotrices, de aviación y marítimas.